Desenamoramiento: un corazón hecho hielo

Alicia Catalá

 

No importa el tiempo que esté formada la relación, pueden ser seis meses, diez, veinte años. Lo importante es saber detectar a tiempo qué os está pasando. Cuando comienzan a surgir conflictos, problemas de comunicación, cuando se difumina el cariño o aparecen problemas sexuales que no se hablan y la mirada es de indiferencia, es cuando debes poner cartas en el asunto. Yo más bien diría que no es una cuestión de esperar a que ocurran todos estos puntos que os he comentado, más bien cuando la comunicación empieza a fallar es el momento idóneo para revisar qué ocurre, porque todo indica que las cosas no van bien.

Tener en cuenta que existen ocasiones donde la ansiedad, el estrés, la depresión u otros trastornos importante, pueden provocar una desidia en la relación. De ahí la importancia de consultar ¿qué nos está pasando?

Debes saber:

  1. El desenamoramiento puede venir provocado por la monotonía y una convivencia aburrida. La pareja no hace nada para divertirse, han dejado de congeniar.
  2. Falta de tiempo para compartir. Algunas parejas no saben salir solas y buscan a la familia o a amigos privándose así de aprender a estar solos. A la larga, esto supone un problema de comunicación porque se acostumbran a estar rodeados de gente.
  3. Existen relaciones tóxicas que se han ido contaminando poco a poco fruto del desprecio mutuo. Malas costumbres en los enfados donde más que discutir lo que hacen es insultarse y faltarse al respeto. Maltrato físico y/o psicológico.
  4. Puede haber terceras personas, llevando una doble vida. Desconfianza e infidelidades ocultas que tarde o temprano salen a la luz.
  5. Las personalidades inestables e inmaduras suelen desenamorarse con más rapidez porque se cansan de las relaciones estables, como el niño que se cansa de su juguete al que adora cuando es nuevo. Una persona celosa es una persona sin autoestima que cubre esa falta de valía personal a través de la posesión y el control. Los celos deben tratarse.
  6. Los problemas económicos provocan frustraciones y si a esto le añadimos una falta de organización sobre este tema, tenemos como resultado continuas discusiones que provocan un bucle cerrado de angustia. Cuidado que aquí pueden haber mentiras y engaños.
  7. Y de todos es sabido que existen una serie de adicciones capaces de desestabilizar a la familia más unida: el alcohol, las drogas, el juego y los vicios sexuales.

Por lo que os aconsejo que al mínimo síntoma de qué algo ocurre en vuestra relación, poneros en contacto con un profesional que analice qué está pasando y que informe de qué es lo que debéis hacer. La frase: “mis cosas las soluciono yo solo y ningún profesional me va a arreglar mi vida” ya pasó a la historia.

Y recordar… que una relación duradera se basa en el respeto, admiración, comprensión y apoyo constante. El amor se mantiene vivo diariamente cuando le haces saber al otro lo que vale para ti.

Desenamoramiento

Artículo realizado por:

Alicia Catalá Seguí

Doctora en Ciencias de la Psicología y Directora del Centro Evaluador de la Personalidad.

Deja un comentario