Día Europeo de la Depresión

Sandra Luján

El primer Jueves de Octubre se conmemora el Día Europeo de la Depresión. Se inició en el año 2004 potenciado por la European Depression Association. Bajo el lema “Dejar de verlo todo negro es posible” este día quiere sensibilizar a la ciudadanía de la necesidad urgente de promover recursos para hacer frente a la importante carga asistencial que supone esta enfermedad.

En España más del 70% de las bajas médicas por trastornos mentales son por causas de la depresión o la ansiedad.

Se trata de una de las enfermedades psíquicas más comunes en la actualidad, la Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que en el año 2020 las causas de la depresión serán uno de los principales motivos de discapacidad en todo el mundo, solo superadas por las enfermedades cardiovasculares.

Más que hablaros de qué es la depresión y cuáles son los síntomas, que hoy en día es fácil acceder a través de internet y bibliografía a la información, quisiera haceros llegar una forma diferente de abordarla terapéuticamente, a través de la Logoterapia, es probable que sea la primera vez que lo escuchas, sin embargo, es ya muy sabia en su recorrido desde su creación por Viktor Frankl.

¿Qué es la logoterapia? Logo viene de Logos, que también significa sentido. Es una psicoterapia que propone que la voluntad de sentido es la motivación primaria del ser humano, una dimensión psicológica inexplorada por paradigmas psicoterapéuticos anteriores, y que la atención clínica al deseo  de sentido es esencial para la recuperación integral del paciente. Se centra en el sentido de la existencia humana y en la búsqueda de ese sentido por parte del hombre.

¿Quién fue el fundador de la logoterapia? Víctor Emil Frankl nació en Viena el 26 de marzo de 1905. Fue un neurólogo y psiquiatra austriaco. Frankl sobrevivió al Holocausto, incluso tras haber estado en cuatro campos de concentración nazis, incluyendo el de Auschwitz, desde 1942 a 1945, sus padres, esposa y otros familiares, murieron en estos campos. Frankl desarrolló un acercamiento revolucionario a la psicoterapia con la logoterapia.  Su teoría fue previa a la experiencia de los campos de concentración, pero una vez dentro, pudo comprobar la realidad expresada de esa teoría.

Una terapia hacia el sentido, partiendo de lo Espiritual, teniendo en cuenta esa parte que nunca enferma del Ser humano.

Para la Logoterapia, ser hombres significa sobre todo la facultad de ir más allá de todos los condicionamientos, porque lo esencial y más valioso de la existencia humana se encuentra en su propia autotrascendencia. “El hombre se autorrealiza en la misma medida en que se compromete al cumplimiento del sentido de su vida”.

La autotrascendencia es la capacidad de salir de uno mismo para volcarse a una tarea concreta que realizar, a una persona a quien amar o incluso para entregarse a un sufrimiento inevitable.

La Logoterapia lo inserta en una dimensión superior que sin dejar de lado lo biológico, lo psicológico ni lo social, lo integra en la esfera noética o espiritual. Para la logoterapia, el ser humano a pesar de los condicionamientos que lo estén limitando, jamás pierde la última de las libertades: la actitud a tomar frente a esos condicionamientos.

Algo que me parece un matiz muy importante, es cuando Frankl nos indica que lo que quiere el ser humano no es la felicidad en sí, sino un fundamento para ser feliz. Una vez integrado ese fundamento, la felicidad o el placer surgen espontáneamente, de lo contrario, si lo que se pretende es encontrar la felicidad, está se escapará más de quien pretende encontrarla. Porque como bien se dice, es algo que surge. Hay una frase de Frankl que lo refleja muy bien, dice así: “La felicidad es como una mariposa. Cuanto más la persigues, más huye. Pero si vuelves la atención hacia otras cosas, ella viene y suavemente se posa en el hombro. La felicidad no es una posada en el camino, sino una forma de caminar por la vida”

Viktor Frankl fue el autor del libro el Hombre en busca de Sentido, y como él mismo decía; “El hombre en busca de sentido no es un título ingenioso para un libro. Es una definición de ser humano. El ser humano es un buscador de sentido” Lo lanzo como sugerencia para cualquier persona, atraviese o no en estos momentos por un momento de crisis, pues todos hemos pasado, pasamos o pasaremos algún momento de crisis, ya que forma parte de la dinámica de la vida. La vida está llena de matices de colores, y todos son necesarios, son aprendizajes, hemos de apelar a nuestra responsabilidad y libertad para responder ante los interrogantes que nos plantea la vida, pues ella estaba antes que nosotros, la Vida no es verdugo ni milagro, la vida ES, y hemos de empezar a desmitificar y normalizar todos los matices que en ella existen, pues es lo que conlleva vivir. Integremos la luz y oscuridad, porque ambas energías forman parte del cosmos y del ser humano. Os invito a intentar algo diferente, a aceptar y elejir decir Sí a la vida a pesar de todo, el reto está en todo el proceso, el reto está en asumir nuestra libertad y responsabilidad, pues está en nuestras manos elegir la actitud y lo que hacemos ante lo que nos acontece.

Día Europeo Depresión Logoterapia

Artículo realizado por:

Sandra Luján Murciano

Psicóloga con Habilitación General Sanitaria

Máster Terapia cognitivo conductual por CETECOVA (Centro de Terapia de Conducta Valencia)

Área de investigación científica de Rorschach y métodos de diagnóstico clínico.

Docente colaboradora de la Universidad Europea de Valencia.

Orientación Logoterapia y análisis existencial por AESLO (Asociación Española de Logoterapia Madrid)

Psicóloga Asociación Viktor Frankl Valencia (Acompañamiento Duelo)

Psicóloga de Psicoemergencias Valencia (Asociación de intervención en Emergencias y catástrofes)

Postgrado Psicooncología por ISEP (Instituto superior de estudios psicológicos)

Deja un comentario