LOS CAMBIOS DE MARTINA | La Decisión (Cap. 1)

Esa mañana, antes de ir al Instituto, Martina se encontró con su madre en la puerta de la habitación con los brazos en jarra y con cara de pocos amigos. La voz de su madre tenía un tono desagradable, estaba hasta las narices de tener que repetir y repetir a Martina todos los días lo mismo:

―¡Levántate, haz la cama, ventila la habitación, recoge tus cosas, dúchate, acuérdate de dejar lo que desayunes en la pila, ¿terminaste los deberes anoche? baja a por el pan para el almuerzo, ya estás tardando…!

¡Por Dios, todos los días lo mismo! y de fondo se oía la música de los chicos de One Direction mientras Martina ponía una de sus caras de “buf”. Ella los llamaba “suspiros del alma”. Pero ese día era especial, Martina se miró fijamente en el espejo mientras se arreglaba y recordó al chico que la tarde anterior hizo que se le dilataran las pupilas y que su ritmo cardiaco se acelerara.

Alan era un joven de su clase, ya tonteaban desde el principio de curso y ya habían pasado dos meses desde que comenzó 2º de Bachiller. Mirada va, mirada viene. Hasta que la tarde famosa, Alan decidió decirle a Martina que le gustaba. Ella tímida y graciosa le contestó que sentía lo mismo y se besaron.

Mientras esa mañana Martina se miraba en el espejo, decidió cambiar. Se había besado con algunos chicos desde más jovencita, pero Alan era especial. Ahora tenía 17 años, a punto de cumplir sus 18. Sentía algo muy diferente que no sabía explicar. Fue la forma de tratarla, sus delicadas manos presionándole delicadamente sus mejillas y sus labios frescos, lo que le habían hecho sentir una emoción intensa.  Para el cambio tenía que dejar de comportarse como esa criatura rebelde  a la que su madre estaba gritándole continuamente y con razón. Verdaderamente era un desastre y ya no podía seguir así. Esa noche, empezó su plan: tomar consciencia y despedirse de la niña Martina para dar paso a Martina como mujer.

Artículo realizado por:

Alicia Catalá Seguí

Doctora en Ciencias de la Psicología y Directora del Centro Evaluador de la Personalidad.

Deja un comentario