LOS CAMBIOS DE MARTINA | Hablemos de amor (Cap. 5)

Era una mañana de domingo, desde el último día en que Sabio le habló de la Amistad, no había sabido nada de él y estaba preocupada. Se sentía sola, chispeaba y un ligero toque gris reinaba en la ciudad entristeciéndola por completo. Un toque de romanticismo llenó su habitación. Martina había decidido dejar la ventana entre abierta para que pudiera volver Sabio a saludarla. Necesitaba saber más. Todavía estaba un tanto asustada de todo lo que le estaba pasando y lo que tenía bien claro era que Sabio le iba a proporcionar más detalles y disciplina sobre su nuevo estilo de vida.

Martina tenía una pregunta muy intrigante en su mente. ¿Qué era el Amor y cómo mantenerlo? Ella estaba enamorada de Alan, habían pasado muchas horas juntos desde el beso en el cine. Uno de los encuentros más alucinantes que había experimentado Martina con Alan fue cuando él la invitó al concierto de “Antonio Orozco”. Impresionante actuación, también era uno de los ídolos de Martina. Durante el concierto, Alan le cantaba al oído las letras de sus canciones mientras ella absorbía cada instante de la escena. Entre besos y caricias los jóvenes sellaron su amor y ahora Martina sólo quería saber qué podía hacer para que aquello no acabara nunca.

Apenas lo estaba pensando y como por arte de magia apareció Sabio asomando sus grandes ojos por la ventana.

―Querida Martina, ya veo en qué entretienes tu mente, pensando en tus amores, que no son pocos, porque te recuerdo que hace apenas unos meses estabas loca por ir a ver a los Auryn y ahora es Antonio Orozco y luego será… el caso es que el que tienes cerca se llama Alan, ¡ese sí que es de verdad! los demás son ídolos. Pero tú quieres saber qué es el Amor, ¿no?

―Bueno… la verdad es que esto del amor es algo intrigante, y más ahora que voy teniendo otra edad y pienso de forma diferente. Recuerdo que todo esto hace unos años me parecía la mayor chorrada del mundo, veía a mis amigas más mayores un tanto frikis… pero ahora que me ha tocado a mí… quisiera saber todas las estrategias posibles para que Alan siempre esté a mi lado.

El Sabio, mirando fijamente a Martina empezó su historia:

―Martina, es muy difícil saber amar, para aprender a amar, lo primero que debes saber es que debes quererte a ti misma, esto es lo que llamamos Autoestima. Si tú no te quieres, ni te aceptas, nadie lo hará. Amar, es comprender, apreciar, es ser fiel, querer, ocuparse de la otra persona, es estar pendiente del otro sin ataduras, sin agobios, sin recelos, es estar con alguien a quien realmente quieres y sientes y tiene que ser recíproco. La otra persona debe manifestar lo mismo por ti, el amor es más bonito así, queriendo y que te quieran. Para poder mantenerlo sólo debes entender que las personas no estamos todos los días igual, unos días tenemos humor, otros tenemos tristeza, otros indiferencia y otros problemas y todo ello hace que nos alteremos y lo más importante es saber escuchar y saber entender a la otra persona. Debes tener muchas cosas en común con tu chico, cosas que compartir, temas de qué hablar, pero sobre todo lo que más tienes que tener es «autoestima». Así es como se mantiene vivo el Amor. Los mayores enemigos del amor son los celos, el egoísmo y la incomprensión.

El amor es fabuloso, pero de la misma forma que llega, si no lo cuidas, se marcha, porque el amor no puede vivir en alguien que no recibe nada a cambio y cuando esto sucede busca otros brazos donde poder estar.

Artículo realizado por:

Alicia Catalá Seguí

Doctora en Ciencias de la Psicología y Directora del Centro Evaluador de la Personalidad.

Deja un comentario