Shiatsu, la forma idónea para equilibrar mi mente y mi cuerpo

Alicia Catalá

Cuando entré en la sala, todo tenía un ambiente tremendamente acogedor, las sábanas blancas perfectamente estiradas sobre el futón, las pequeñas almohadas colocadas en extraordinaria armonía y la música indicada para iniciar la sesión hacia el equilibrio mental y físico. Una luz tenue invitaba a la relajación inmediata. Mi ropa cómoda y mis pies cubiertos, terminaron por hacerme sentir totalmente relajada.

Mi primer pensamiento cuando me tumbé para empezar a experimentar la técnica Shiatsu, fue creer que iba a sumergirme en un profundo sueño y que no recordaría cada movimiento que iba a sentir, sin embargo, al despertar, mi mente rememoró cada paso que la terapeuta había realizado sobre mi cuerpo.

Sentí que Águeda adaptaba la sensibilidad de la técnica y la práctica a mi necesidad, testando inicialmente cómo se encontraba mi cuerpo y mi mente en esos momentos a través de unos movimientos específicos sobre mi abdomen.

A lo largo de los 60 minutos experimenté una relajación profunda, una sensación de paz interior, ausencia de las tensiones, alivio de los dolores de mí espalda y los días siguientes aumento de mi energía. Al llegar la noche y descansar, era muy fácil entrar en un sueño profundo. Me encontraba en un estado de bienestar que se mantenía muchas horas después del tratamiento.

Hace 18 años que cada 15 días voy a una sesión de Shiatsu para alcanzar mi calma interior, eliminar el estrés y nivelar mi mente con mi cuerpo.

Cuando nos sentimos sobrepasados por determinadas emociones y circunstancias de nuestra vida debemos encontrar un sistema que ayude a equilibrarnos porque si no lo hacemos, tarde o temprano las tensiones acabarán repercutiendo sobre el funcionamiento de nuestros órganos y proceso vital.

Es una forma de invertir en uno mismo que personalmente considero sana, inteligente e imprescindible.

Indicado para: Estrés, ansiedad, nerviosismo, insomnio, dolores de cabeza, de espalda, lumbalgias, ciática, tortícolis, cervicales, fatiga crónica, fibromialgia, agotamiento físico y mental, depresión, lesiones deportivas, articulaciones.

Todo es cuestión de probar, experimentar, decidir y concluir. Aprende a cuidarte.

Un abrazo fuerte.

Terapeuta Shiatsu en Valencia y Caudete

Artículo realizado por:

Alicia Catalá Seguí

Doctora en Ciencias de la Psicología y Directora del Centro Evaluador de la Personalidad.

Deja un comentario