Síndrome del Cuidador Quemado (Burnout)

Alicia Catalá

Sentimientos de culpabilidad, degaste psicológico, estrés, ansiedad, depresión, pérdida de memoria, disminución de la concentración, problemas de salud, abusos de fármacos, disminución de las relaciones sociales. Estados de agresividad mezclados con abatimiento y pérdida de control emocional son varios de los síntomas que pueden padecer las personas que se encargan de cuidar a otros, bien sean familiares o no.

Debes saber que:

  1. El desgaste no es solo psicológico, también es físico.
  2. Si el cuidador y la persona dependiente conviven el desgate es mayor.
  3. Es de vital importancia que el cuidador se “cuide”. Para ello se debe seguir estos pasos:
    • Pedir ayuda a familiares, profesionales, asociaciones, etc. si fuera necesario.
    • Cuando se llegue al límite hay que asumir la situación sin sentimiento de culpa.
    • Deberá cuidar su alimentación y hacer ejercicio físico porque el estrés provoca desgana, apatía y comodidad, haciendo que el cuidador descuide estos aspectos.
    • “¿Deporte? ¿Pues no hago yo bastante deporte al día?, ¡no tengo tiempo ni para mirarme, voy hacer deporte!, ¡Yo no estoy para salir a la calle después de trabajar y cuidar a mis padres cuando termino! ¡Esto es lo que me toca y me toca!”.  Estas son frases típicas de un Cuidador Quemado. Pero ¡cuidado!, es muy peligroso para la salud psico-física no atender a unas normas de sentido común.
    • Hay que saber decir no para aprender a poner límites a las demandas excesivas.
    • Debemos recordar que tenemos más familia y que nos demandan también atenciones. Lo principal es organizarse.
    • Hay que planificar los días y las semanas por orden de prioridad.
    • Es importante saber que todo aquello que pueda realizar por sí misma la persona dependiente, deberá hacerlo sola, aunque lo haga lentamente o lo realice de forma inadecuada. Y siempre se le valorará y se le animará para que lo haga.

Y recuerda lo que decía Pablo Neruda: “Si nada nos salva de la muerte, al menos que el amor nos salve de la vida”. Algunos días no habrá una canción en tu corazón, pero canta de todos modos.

Síndrome del Cuidador Quemado Burnout

Artículo realizado por:

Alicia Catalá Seguí

Doctora en Ciencias de la Psicología y Directora del Centro Evaluador de la Personalidad.

 

Deja un comentario